Men煤
Siete historias que inspiran: Aldeas Infantiles
Blog / Corporativo /

Siete historias que inspiran: Aldeas Infantiles

09:46 | 18/01/2024

Hoy vamos a contar una pequeña parte de la historia de Aldeas Infantiles. La pasada Navidad, volvimos a colaborar con esta organización como ya es costumbre en Siete Palmas. Se trata de una organización internacional con la que nuestro centro comercial ha estado vinculada durante años. Por eso, queremos dedicar nuestra séptima historia que inspira a Aldeas Infantiles. 

 

Aldeas Infantiles forma parte de una Federación Internacional, y está presente en España desde 1967. En la actualidad, cuenta con más de 900 trabajadores en nuestro país que tienen por objetivo ayudar a la infancia 馃懄馃. 

 

Pero, ¿cómo comenzó todo?

 

Tras la II Guerra Mundial miles de niños quedaron huérfanos y sin hogar. Hermann Gmeiner, un joven estudiante de medicina que quedó huérfano a temprana edad, estaba verdaderamente preocupado por esta situación.

 

Gmeiner estaba convencido de que su ayuda sólo sería efectiva si cada uno de los niños pudiera crecer en un entorno familiar, en un hogar en el que cuidaran de ellos, les dieran cariño y protección.

 

Con este fiel propósito, Hermann Gmeiner fundó la primera Aldea Infantil SOS en Imst, gracias a la ayuda de amigos y donantes. De esta forma, construía los cimientos de un nuevo modelo que muy pronto empezaría a expandirse. 

 

La idea de ofrecer un entorno familiar protector a niños que no lo tienen se expande por Europa, y no tardan en llegar las primeras Aldeas en países como Austria, Alemania, Francia e Italia.

 

La necesidad de proteger a la infancia no solo existía en los países afectados por la guerra. El compromiso de Gmeiner traspasó las fronteras de Europa, y durante los años 60 aparecen las primeras Aldeas en Latinoamérica, Asia y África.

 

Aldeas llega a España en 1967 con un modelo de atención directa a la infancia totalmente alejado de las grandes instituciones en las que crecían los niños privados del cuidado parental de esa época. En 1972 inauguraron la primera Aldea en Barcelona, y más tarde la de Pontevedra. La infancia en España seguía necesitando protección. En los 80, comienza una etapa de expansión en la que se inauguran nuevas Aldeas: Madrid, Granada, Cuenca, Zaragoza, Santa Cruz de Tenerife y Gran Canaria llegando a las ocho que la organización tiene actualmente en España.


A día de hoy, la misión de Aldeas Infantiles consiste en atender a niños, jóvenes y familias que se encuentran en situación de vulnerabilidad, impulsando su desarrollo y autonomía, mediante su acogida en entornos familiares protectores y el fortalecimiento de sus redes familiares, sociales y comunitarias. Una labor que sin duda, merece ser una historia que inspira.